Tradúceme

13 marzo 2010

PRISIONERO DE SU ESFERA - Microrelatos

EL PECECILLO

PRISIONERO DE SU ESFERA, el pececillo observaba la habitación con sus grandes ojos, poco cambiaba su vida día a día.
No comprendía a aquellos seres extraños que se asomaban a su casa con sus feas caras, lo miraban fijamente, y metían el dedo en el agua.
Aquel día se sintió diferente, cuando el niño metió el dedo, subió a la superficie y lanzó su boca hacia él.
Se sintió piraña.


GEOMETRÍA

PRISIONERO DE SU ESFERA, justo en el centro, atravesando su corazón un diámetro y de vez en cuando partiendo de él un radio. Que lejos veía cuando pasaba la tangente sin acercarse a él. Pero que se podía esperar, si era solamente un punto mientras que la superficie de ella era cuatro veces pi por el radio al cuadrado.

SÁLVAME
PRISIONERO DE SU ESFERA solía decir, nunca había sido bueno en geometría.
Pertenecía a un círculo de caballeros en que desfacer entuertos y liberar doncellas era su misión en este mundo. Ellos se consideraban la crèm de la crèm en ese mundillo en que eran los mejor pagados.
Al fin y al cabo sus clientes eran esos personajillos que tanto salen por la tele. Y ellos, sus abogados.



37 comentarios:

vuelo de hada... dijo...

Excelentes relatitos Emilín que ingenio tienes también para realizarlos sin duda alguna somos prisioneros de nuestra propia esfera.
Un abrazote

pluvisca dijo...

Es que no hay nada como morder un dedo cuando estas entre paredes de cristal...

Elpuntito es mucho puntito Emilio.por pequeño que sea, es imprescindible

Los abogados, si yo te contara de los abogados...

Muy bueno hoy niño, me gusta

Un abrazo

Paco Alonso dijo...

Excelentes las letras que nos acercas en este día, gracias por compartirlas y que disfrutes de un feliz fin de semana.

Cálido abrazo.

Clara dijo...

¿Son tuyos los microrelatos? Están realmente muy buenos, de verdad, me gustaron mucho. No deja de admirarme el hecho de que con tan pocas palabras, se pueda decir tanto.
Cariños.


Muchas Gracias Total

campoazul dijo...

Que buenos!! Me dió un poco de pena el pobre puntito..., ahí solito en el medio sin poder moverse, nunca había pensado en el, el del pececillo tiene gracia y razón, siempre acercamos los morros a las peceras, ...y los abogados siempre tendran trabajo, :)

Un saludito.

GOGO dijo...

todos genialesss..pero el del pececitoooo me pudooooo...lo comproooooooooooo...!!

lujito leertee amigazooooo..!!

mi afectoo afectado siempree por masss..!!

Mercedes dijo...

Vaya, Emilio, no dejas de sorprenderme. Muy interesante este posto.
Creo que, de alguna manera, todos somos prisioneros de nuestra esfera. Nos buscamos un círculo dónde somos los reyes para sentirnos cómodos, importantes y falsamente protegidos. Sólo los valientes se aventuran y se lanzan fuera de su esfera; los otros esperan a que alguien meta la cabeza para morderla. ¡Pirañas!
Un abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

Vuelve a gustarme esta deriva tuya, Emilio. Aunque el tercero parece que se va un poco de rumbo y tal vez por eso me guste menos.
Abrazo.

SOYPKS dijo...

Buenas noches amigo Emilio, vine a desearte una buena noche y un excelente fin de semana. Intersante relato un abrazo a la distancia.

Winding Moon dijo...

Todos, en un contexto u otro estamos prisioneros en nuestra esfera. Pero si no nos gusta, podemos intentar cambiarlo.
"Que sea así no significa que así deba ser".

Un besito de ensueño =)

María dijo...

Todos somos prisioneros y marionetas en un mundo manejado.

Me gusta tu blog.

Saludos.

victoria dijo...

Gracias amigo por siempre compartir belloas historias que nos hacen eflesionar,me encanta el de los peces..Gracias por siempre estar.Con cariño Victoria

anjali dijo...

Me apunto a querer ser como el pececillo. Sentirme piraña, aunque solo sea por un dia, y dejar de ser prisionera de mi esfera!!!
Preciosos microrelatos Emilio, transmiten mucho en muy poco espacio. Me han encantado.
Un abrazo.

Clara Schoenborn dijo...

Cada relato tiene su encanto particular y todos ese dejo de ironía que los hace tan agradables de leer. El del punto me pareció genial y el del pececillo, creo que todos alguna vez nos hemos sentido como él, queriendo ser pirañas alguna que otra vez. Un abrazo fuerte.

S Boleyn Ayres dijo...

Woow me encantaron tus microrelatos!! *_*¨yo soy pésima por eso por eso admiro tanto a los que saben hacerlos =D

Saludos =)

Un Colibrí Viajero dijo...

LLego, me acomod con mi taza de cafe por estas horas, luego mas tarde el mate en el jardin peor ahora que me dedico a visitar, me pongo comoda y aqui estoy, lueog de leer me quedo fascinada!!! me encantaron peore el primero ufff me atrapo!!!
cálido abrazo y mis humildes felicitaciones estimado poeta, mil cariños.

Poetiza dijo...

Emilio, que bello relato el del pecesito, me encanto imaginarlo, . Besos, cuidate.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Yo es que soy más de peces libre, pero a la plancha en mi plato! jajaja

Saludos y un abrazo enorme.

SILVIA. N.N. dijo...

unos relatos llenos de ingenio, llenos de inspiración, me encantaron

Sara Royo dijo...

Todos somos prisioneros... Yo también doy algún mordisco. Claro, q YO SOY una piraña ;)
Besicos.

María dijo...

Como te acabo de decir en el anterior post, me llevo tu link, no quiero perder la vista a tu blog.

Un beso.

ana sáenz dijo...

diferentes pero casi idénticos en cuanto a la situación, me han gustado

un abrazo

disancor dijo...

El círculo que nos mantiene prisioneros. No somos lo que queremos, somos lo que nos dejan.
Un abrazo.

Néctar dijo...

Emilio felicidades, ay!! con la cara de serio que tenemos de Juan Pardo.

Néctares

Saritísima Chapeau dijo...

Una explosión a merced del estrés y cambia tu vida.

Los insignificantes puntitos sin los que los volúmenes y las áreas, nuestras cosas más profundas, no serían posibles. (Tengo examen de geometría y trigonometría el martes, estoy harta de estudiar esto. Ya te vale jajaja)

Y de los abogados no se qué decir.
De todas formas te vuelves a superar una vez más, siempre tan puntillista, dando en el clavo.

Por cierto, esta tarde voy a ir a ver An Education, voy a seguir vuestro consejo. Estoy segura de que me marcará.

Otro abrazo muy joven para tí, amigo.

© Capri dijo...

Ojala tuviera esa cualidad de sipnosis :(

geniales

Un besito !!!!!!!!

Teresa dijo...

Si pudiéramos ser piraña alguna vez, creo que todos admitiríamos que si lo deseamos.

Que no somos lo que queremos y si lo que nos dejan, bueno esto seria discutible.

Un beso

ღ°´¨)
¸.•´¸.•ღ°´¨) ¸.•ღ°¨)
(¸.•´ (¸.•`ღ° ..:¨¨ღ°¨ღ°Teresaღ°¨ღ°

estoy_viva dijo...

Prisioneros somos si de tus relatos que nos tienen atados hasta el final.
Feliz comienzo de semana
con cariño
Mari

Poetiza dijo...

Emilio, bellas letras las que me dejaste, gracias amigo. Besos a la distancia, cuidate mucho.

RMC dijo...

Muy buen relato, imagina como se sentiria el pececillo, preso en la pecera, cuando nada a placer por el inmenso oceano.
que tengas una felizs semana.

luciernagadeluz dijo...

Que buenos Emilio, son geniales, cada uno tiene un encanto especial. Un beso grande Emilio y buen comienzo de semana

Voltios dijo...

grandes minirelatillos emilio, me quedo con el segundo.

MORGANA dijo...

Emilio,gracias por tu comentario.
En realidad es un homenaje a ún ángel que no llegó a ver la luz.
Mil besos.

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Sí, las ideas se enlazan, que gracioso.
Emilio, tenés mucha pasta para los microrrelatos, me encanta como los desarrollás.
Además, este juego de arrancar ocn la misma premisa y originar tres opciones diferentes, es súmamente entretenida, para mí como lectora y seguramente para vos cómo escritor al momento de hacerlo.
Cariños!

No Comments dijo...

Buenos intentos, suerte en el concurso.

Un saludo indio

Carmen dijo...

Me encantan tus microrrelatos, Emilio, tienes una magnífica capacidad de síntesis.

Todos somos prisioneros de nuestra esfera, aunque alguna vez tenemos la ilusión de que es cuadrada y nos sentimos felices por ello.

Un abrazo, salao

Narci dijo...

Casi todos tenemos alguna esfera que nos apresa, y lo peor del asunto es que nos perdemos en cuanto salimos de ella.

Muy buenos micros.

Besos y gracias por todas tus visitas, aunque yo no tenga tanto tiempo como me gustaría para leeros y comentaros.

Besos